A SABANETA EL HOGAR NAZARETH YA LE QUEDÓ PEQUEÑO

Por: Elizabeth Serna Jaramillo

 

Dotados con la sabiduría y las experiencias que dejan los años, acariciados en ocasiones por la inclemencia de la soledad, evidenciando cabellos color plata que dejan ver su riqueza de espíritu y paz interior; así es el adulto mayor, y para ellos, existe en Sabaneta, hace 43 años el Hogar Nazareth.
Fundado por la congregación dominica de Nazareth, sus instalaciones han llenado de sonrisas muchos rostros de adultos mayores, quienes consideran el lugar como su propio hogar. Actualmente alberga a 82 adultos mayores, quienes entre terapias físicas, terapias ocupacionales, capilla, enfermería, zonas verdes y personal dispuestos a atenderlos, llenan sus días de amor.
La labor del Hogar Nazareth es invaluable, reciben allí sin discriminar por credo o lugar de procedencia, incluyendo adultos mayores rescatados de las calles, con el firme propósito de permitirles una vejez con calidad de vida.
Las visitas pueden realizarse todos los días en el horario de 9 am – 11 am y 2 pm -4 pm. Sin embargo, no todos los adultos mayores del Hogar cuentan con familiares y amigos que pasen a visitarlos, dejando en sus corazones espacios vacíos que el Hogar intenta llenar con un buen servicio de acompañamiento, aunque a veces no sea suficiente para aquellos que entregaron sus mejores años y todas sus energías a una sociedad que en ocasiones los destierra en el olvido.
Lamentablemente, no todo es color de rosa para el Hogar, quienes no cuentan con suficientes recursos para llevar a cabo todos sus proyectos, a eso se le suma la alta demanda de pañales que en ocasiones se ven en aprietos para poderlos suplir. Sus fuentes de ingresos provienen de aquellos adultos mayores que pueden pagar mensualmente por los servicios del Hogar y estos recursos deben alcanzar para cubrir los gastos de aquellos adultos mayores que no cuentan con la capacidad económica para pagar, las cuentas de Hogar y el mantenimiento de una casa antigua de Sabaneta donde residen los adultos mayores y por donde probablemente usted ha pasado incontables veces sin percatarse de la importante labor que se esconde detrás de esos muros.
Todos podemos ayudar, necesitamos propuestas que nos ayuden a dar solución a todos aquellos adultos mayores que siguen en las calles, por su bienestar, por su calidad de vida y por el respeto a aquellos sabios seres humanos que forjaron las bases de lo que somos hoy.
El Hogar Nazareth abre sus puertas para todos aquellos ciudadanos de buen corazón que quieran y puedan donar pañales a nuestros adultos mayores, a quienes quieran unirse como voluntarios o a quienes deseen apadrinar un adulto mayor para entregarle lo muchas veces es lo que más necesitan: cariño y compañía, pues no hace falta demasiado dinero, ni cosas materiales para los asuntos que regocijan el espíritu y nutren el corazón.
Por una vejez con sentido y calidad de vida, en Sabaneta todos unidos.

Deja un comentario





5 × tres =