ORIGEN DEL DÍA DE LAS MADRES

Por: Elizabeth Serna Jaramillo

Sin duda, las madres son la representación de la bondad y la entrega desinteresada donde las mujeres ejercen un rol de incalculable valor para la sociedad.

Por lo anterior, sumado a una tradición histórica que se remonta a la Grecia Antigua, se celebra el día de las madres en todo el mundo, como un homenaje a la feminidad y la maternidad. En un inicio, en Grecia, se realizaba una celebración en homenaje a Rhea, quien de acuerdo a la mitología es la diosa madre y salvadora de Zeus; por el contrario, en el antiguo México, los Aztecas también resaltaban la importancia de la maternidad, a través de los festejos en honor a la madre del dios Huitzilopochtli, principal deidad asociado con el sol, para los Aztecas, estos rituales a la madre de los dioses Tonatzin eran de origen sacro y un acto de comunión.

Siglos más tarde, en Inglaterra, se establece un día especial donde los trabajadores de los más bajos niveles de la población, quienes vivían en zonas lejanas a sus casas, tenían la posibilidad de visitar a sus madres, contando además con el salario correspondiente a ese día. Dicha celebración era conocida como “Domingo de las madres” y tradicionalmente se celebraba compartiendo una torta llamada  “Mother’s cake” en los bosques y praderas cercanas a las poblaciones. Adicionalmente, con la expansión del cristianismo por toda Europa, la celebración se encaminó en honor a la Virgen María, estableciendo el 13 de mayo como el día para realizar este homenaje.

Sin embargo, para nuestra cultura colombiana, la mayor influencia se remonta a la tradición en Estados Unidos, donde esta celebración se realizó por primera vez en 1872 por la creadora del himno de la batalla de la república Julia Ward, quien decidió dedicar un día a la paz y posteriormente luchó porque la labor de las madres fuera homenajeada, utilizando sus influencias políticas, logró que en 1914 el presidente Woodrow Wilson proclamará el día de la madre como una fiesta nacional.

De esta forma, la tradición a través de las diferentes culturas nos ha conducido a celebrar un homenaje a todas las madres el segundo domingo del mes de mayo, una fecha que si bien no se puede reducir a un solo día, es importante para recordar la desinteresada labor de la maternidad. Más allá del componente comercial que acarrea esta fecha, que el día de la madre reavive el valor fundamental de la humanidad: el amor.

MADRE

Por: Marco A.Ferrer – Poeta Colombiano

¡Oh, templo augusto del amor! Tu nombre

es emblema de paz y de consuelo.

Eres luz en la tierra y en el cielo,

vida y calor y aliento para el hombre.

Árbol eres munífico y fecundo

que sólo vive para dar la vida;

hasta del mismo Dios fuiste escogida

para encarnar al Redentor del mundo.

Sin ti la Creación no comprendiera

por qué eres alma, corazón y esencia,

fuerza y virtud. La humanidad entera

debe llevar muy honda en la conciencia

que sin tu amor, oh madre, no pudiera

con el peso fatal de la existencia.

Deja un comentario





2 × cinco =