UN PANORAMA ALENTADOR

Por: Elizabeth Serna Jaramillo

Dicen que un año es muy largo, algunos incluso desde enero piensan en Semana Santa y en Semana Santa ya se piensa en Fiesta del plátano, feria de flores y hasta en Navidad. Sin embargo, un año muchas veces se queda corto para la ejecución de ambiciosos proyectos en pro de la cultura.

Ese es el caso de la biblioteca de Sabaneta, escenario que busca ser el parador para los autores independientes del mundo y el escenario idóneo para las artes y la promoción de la cultura en un municipio denso en población y sediento de espacios dignos para el esparcimiento individual, familiar y grupal.

En una estimación inicial se esperaba culminar las obras de infraestructura para finales del 2016, sin embargo y ante la palpable evidencia, la obra no pudo ser entregada y por el contrario fue requerida una nueva inyección de capital, donde la Gobernación de Antioquia, en su compromiso por la educación, aportó 4.000 millones para poder culminar con la obra, en términos de infraestructura, estimando una nueva entrega dentro de los meses que restan del primer semestre del presente año.

Superado el tema de infraestructura, el reto toma mayores dimensiones, al tratarse de una gran cantidad de metros cuadrados, pasillos y salones a la espera del sabio conocimiento literario y artístico que habitará el lugar. No se trata de una tarea sencilla, no solo por la inversión que requiere sino por el compromiso que se pretende asumir con la biblioteca, por esta razón se han iniciado conversaciones en torno a la posibilidad de trasladar algunas dependencias, como la secretaría de educación y la casa de la cultura La Barquereña hacia este nuevo espacio.

Lo anterior con dos objetivos primordiales: asignar dolientes para la correcta gestión de la Biblioteca y consolidar proyectos asociados como el corredor juvenil y en resumidas palabras, potenciar la casa de la cultura con su oferta actual de cursos y programación.

Adicionalmente, la casa de la cultura tiene un interesante proyecto en pro de la competitividad, desarrollo y potencialización de nuevos emprendimientos bajo la “economía naranja”, concepto que promulga la cuantificación financiera de las actividades culturales, artísticas y creativas, a través de la a veces no muy clara pero potencialmente poderosa interrelación entre la cultura y la economía.

Llegó tu hora de participar, porque todos #SomosSabaneta

Deja un comentario





10 − seis =